01/07/2015

STARTUP: La inversión de impacto. Tener conciencia vende

Quién siga este blog y conozca los criterios que orientan mi actividad y la de Aimark Startups como mentores e inversores, sabéis nuestra predilección por proyectos que se rigen por un crecimiento orgánico y criterios de rentabilidad y sostenibilidad. Hoy iremos un paso más allá y os hablaré de 'impact investing' o lo que hasta hace poco se conocía como emprendeduría social.

Hace unas horas ha tenido lugar en la emblemática Casa Batlló de Barcelona, el primer foro de Start ups que organiza la fundación Ship2B, una organización pionera en España en este tipo de emprendeduría, que en el mundo anglosajón acumula ya casi dos décadas de existencia. (Más información http://www.ship2b.org/)

Muy probablemente muchos de los iniciados en el ecosistema emprendedor echen de menos en muchos de los proyectos que circulan en los foros de inversión, objetivos que trasciendan la mera sucesión de rondas de financiación y el aumento exponencial de las valoraciones. Sin duda las reglas del juego son las que son y un proyecto que ignore estos mecanismos de captación de recursos verá mermada su viabilidad. En este contexto los proyectos que dan tanta importancia al venture development como al fundraising aportan más credibilidad a la consecución de rentabilidad para sus inversores y disminuyen su dependencia del factor especulativo. Aún así, muchos proyectos que bajo este último ángulo de análisis son sostenibles, siguen estando descabezados en su razón última de ser, de modo que la definición de su visión, misión y valores son meros must de sus business plan que se cumplimentan como un formalismo más. Es ahí donde la irrupción de la inversión de impacto resulta casi 'provocadora', como principio rector de emprendeduría y criterio de inversión.

Tal como muy bien explicaba Xavier Pont, director general de Ship2B, en el evento de la Casa Batlló, la inversión de impacto aun tiene que doblegar muchos tópicos e ideas preconcebidas. La más afianzada de ellas, la que reza que un proyecto con foco social no puede ser rentable. Esta afirmación queda rápidamente refutada con estudios como el recientemente publicado por la organización The Global Impact Investing Network según el cual más del 50% de los proyectos obtienen ratios de rentabilidad equiparables al resto de start ups, y sólo un 23% obtienen retornos por debajo de la media. No es casual que de este 23% la mayor parte corresponda a proyectos cuya financiación dependen del sector público. (Más información: http://www.thegiin.org/cgi-bin/iowa/home/index.html)


Porqué esto es así es un campo abierto a las conjeturas. Como consultor de marketing no puedo evitar relacionarlo con que lo que se antoja como una evidencia: 'tener conciencia, vende', cada vez más. El consumidor cada vez está más informado y dispone de más opciones donde escoger. En entornos comerciales de sobreoferta, que una empresa tenga el 'sello social' no sólo la guía hacía una visión clara y diáfana de sus objetivos, sino que la revaloriza y la presenta ante el mercado de forma 'diferenciada', por un mecanismo que recuerda al efecto del 'licensing' sobre el branding de determinados productos.

Resulta alentador ver como a través de iniciativas como las que auspicia en su seno Ship2B, se dibuja una vía por la que el talento y el capital, se unen en un mix potente y apetecible; obtener rentabilidad y apoyar el progreso social.

_______________________________________________________________________________

Artículo recomendado: http://www.forbes.com/sites/annefield/2015/06/26/new-study-impact-investors-dont-have-to-sacrifice-financial-returns/




No comments:

Post a comment